El arte rupestre

blogerredas 16 Diciembre, 2010 0

Arte



El arte no es una cuestión únicamente de la modernidad, sino que se puede remontar a largos años en el tiempo. Desde la era de la prehistoria se pueden observar jeroglíficos sobre las paredes y dibujos que eran realizados por los hombres de esas épocas. En ese momento fue cuando se empezó a manifestar el arte. Estamos hablando del 1.300 antes de Cristo. Además, el arte rupestre se prolongó hasta el 700 después de Cristo.

En los sitios más comunes donde se observaban estas imágenes eran en las paredes de las cuevas naturales, o también sobre piedras glaciares, entre otras regiones. El formulismo que se utilizaba para realizar las obras de arte era propio de la mentalidad de esos sujetos, pero tenía un costado esotérico si el observador es contemporáneo.

Las figuras más comunes que se suelen encontrar son discos, laberintos, cazoletas, reticulados, manos, símbolos corniformes, etc. Todos ellos conforman un conjunto de muestras iconográficas abstractas. Las mismas son connaturales con el arte rupestre que se caracteriza por ser intemporal y extensible. En varios países en donde se observó fue en Escandinavia, Bretaña, Escocia, Irlanda, Galicia, La Lombardía o Malta, entre otros territorios.

Más allá de los sitios en donde se mencionó anteriormente, los grabados del arte rupestre más relevantes en la historia son los que se hallaron en los países nórdicos y en los valles alpinos. En ambas zonas las rocas son muy grandes, y esa cuestión posibilitaba que los hombres de la prehistoria realicen su arte sobre estas superficies.

Para concluir, hay que decir que esta representación figurativa es asociada de manera directa en las escenas de caza, de guerra, de danza, de labor, de procesión, entre otras.