Pop-Up Book. Ingeniería del Papel (I)

HISTORIA DE LOS LIBROS DESPLEGABLES

Lo que los anglosajones llaman pop-up books, que podría traducirse como “libros que brotan”, nosotros lo llamamos libros desplegables, libros móviles, libros animados, libros tridimensionales, libros vivos, etc.

Imagen de previsualización de YouTube

.

No se sabe quién introdujo el primer artificio mecánico en un libro, pero uno de los ejemplos más tempranos que se conocen se debe a Ramon Llull de Mallorca (1233-1316) quién ilustró sus teorías filosóficas con ruedas giratorias de papel.

En la biblioteca de El Escorial se conserva una antología de su obra y pensamiento bajo el título de Ars Magna, un manuscrito del siglo XVI que incorpora figuras rotatorias que tratan de explicar la existencia de Dios a través de la numerología. Mecanismos similares, basados en discos giratorios, han sido utilizados desde los tiempos de Llull con fines tan diversos como hacer predicciones astronómicas, crear códigos secretos o predecir el futuro.

En 1524 se publicó un libro sobre astrología con elementos móviles: Cosmographia de Petrus Apianus, nombre latinizado del matemático alemán Peter Bienewitz (1495-1552).

La medicina fue una de las primeras disciplinas en adoptar estos formatos bibliográficos con libros en los que mediante solapas superpuestas, el estudioso podía descubrir distintas secciones del cuerpo humano.

Un fabuloso ejemplo de estos móviles anatómicos lo constituye De Humanis Corpora Fabricals de Andrea Versalius, impreso en Basilea en 1543.

ilustracion_solapas.gifNo fue hasta 1765 cuando los libros móviles centraron su atención en el público infantil gracias al editor londinense Robert Sayer quien publicó sus Harlequinades, historias con ilustraciones dotadas de solapas intercambiables.

Otros tempranos ejemplos de libros móviles se los debemos al artista William Grimaldi quien hizo unos dibujos moralizantes del tocador de su hija a fin de enseñarle virtudes y que fueron publicados en 1821 bajo el título The toilet.

La editorial londinense Dean & Son, fundada en 1800, fue la primera en dedicarse a la producción a gran escala de lo que ellos denominaron “toy-books” (librosjuguete) en los que introdujeron numerosos mecanismos.

Durante las últimas décadas del siglo XIX irrumpieron en el mercado de los libros móviles varios creadores en Gran Bretaña y en Alemania, donde las técnicas de impresión estaban por superar. Nombres vinculados a ambos países como Raphael Tuck (1821-1900) –con sus panoramas mecánicos–, Ernest Nister (1842-1909) –autor de encantadoras estampas de niños– y Lothar Meggendorfer (1847-1925) –con sus ingeniosas y divertidas imágenes móviles–, destacaron entre los más innovadores y prolíficos.

Imagen de previsualización de YouTube

.

A finales de siglo la fiebre por los libros-juguete se extendió a Francia donde sobresalieron las cuidadas creaciones del editor A. Capendu.

A Estados Unidos, los libros desplegables llegaron con las ediciones de los hermanos McLoughlin que prácticamente piratearon los trabajos de Dean & Son.

Todos estos nombres colaboraron a forjar lo que se ha llamado la Edad de Oro de los Libros Desplegables, cuyo final llegó con la Primera Guerra Mundial en la que la escasez de recursos motivó que los centros de producción de Inglaterra, Alemania y Estados Unidos se empleasen en tareas menos frívolas que motivaron un declive en la cantidad y calidad de estos libros.

Imagen de previsualización de YouTube

.

El resurgimiento llegó en 1929 con Louis Giraud y sus “living models” (maquetas vivas) en las que introdujo un concepto técnico nuevo: el movimiento y la acción en la ilustración se producía a la vez que se pasaba la página.

En 1932, la compañía establecida en Chicago y Nueva York, Blue Ribbon Press utilizó por primera vez el término “pop-up” para referirse a los libros desplegables. Hoy en día esta palabra se utiliza en todos los idiomas para identificar estos libros.

La idea fue introducida en nuestro país por la editorial El Molino de Barcelona bajo la denominación de “Ilustración Sorpresa”.

La Segunda Guerra Mundial trajo escasez de papel y mano de obra, pero no acabó con la labor creativa de artistas como Julian Wehr cuyas obras fueron publicadas en nuestro país por la editorial Cervantes de Barcelona. También es destacable en esta difícil época bélica la firma norteamericana Ramdom House que consiguió mantener una tímida pero eficaz producción que permitió que los libros móviles no cayeran en el olvido.

En las décadas de 1930 y 1940 otras tres editoriales barcelonesas destacaron en la producción de libros desplegables: la editorial Maravilla con su colección de “Cuentos en Movimiento”, la editorial Selva y sus “Albums Relieve” y la editorial Juventud que publicó en 1935 un precioso “Peter Pan”.

El panorama internacional se reavivó en la segunda mitad del siglo XX con dos focos de producción fundamentales: Checoslovaquia, donde la editorial Artia y su principal artista Vojtech Kubasta realizaron una prolífica labor creativa de libros infantiles; y Estados Unidos, con Waldo Hunt, fundador de las principales empresas destinadas a la producción de libros desplegables.

En las décadas finales del siglo XX, las técnicas de los libros desplegables se han hecho cada vez más ingeniosas y elaboradas, destacando ingenieros de papel como Ib Penick, John Strejan, Jan Pienkowski (autor del superventas Hounted House), David Pelham, Ron van der Meer, etc., por citar algunos responsables de lo que ya se ha llamado la Segunda Edad de Oro de los Libros Desplegables.

Con la publicación en 1967 del Index Book por parte del pintor norteamericano Andy Warhol y las creaciones del diseñador italiano Bruno Munari, los libros desplegables han tocado directamente el mundo del arte contemporáneo, surgiendo creadores que han visto en ellos un nuevo soporte para su obra original con los llamados “libros de artista”, ediciones reducidas que se comercializan en las galerías de arte.

A esta seducción no se ha resistido el grupo teatral catalán Els Comediants que en 1984 lanzó al mercado Sol Solet, un libro-objeto publicado por Edicions de L’Eixample, concebido por Salvador Saura y Ramón Torrente que esconde toda una parafernalia de elementos tridimensionales y de papiroflexia bajo una atípica encuadernación de hojalata.

Como contrapunto a los sofisticados mecanismos de algunos libros actuales, sorprenden las creaciones del japonés Katsumi Komagata que se basan en la sencillez de simples páginas monocromas, recortadas y superpuestas; auténtica poesía de textura y color.

Es sobre todo el buen gusto y la alta calidad artística de autores como el newyorkino Robert Sabuda y su socio Mathew Reinhart los que permiten a miles de personas poder disfrutar en su casa de estas pequeñas obras de arte e ingeniería que unen a niños con mayores y a adultos con su propia niñez alojada en el recuerdo, convirtiendo mágicamente el libro que tenemos en las manos en un juguete.

Imagen de previsualización de YouTube

.

FABRICACIÓN DE LIBROS MÓVILES Y DESPLEGABLES

Imagen de previsualización de YouTube

.

Una de las cosas que primero sorprende en estos libros es su autoría; los firman un escritor, un ilustrador y un ingeniero de papel. Éste es el responsable de crear el mecanismo de papel que permite a la ilustración hacerse tridimensional para volver a plegarse en su interior cuando el libro se cierra.

La creación de un libro desplegable comienza con un concepto, una historia y una situación. Una vez que se han establecido estos pilares básicos, el proyecto pasa al ingeniero de papel, que toma ideas del autor y del ilustrador para dar movimiento a los personajes y acción a las escenas. La tarea del ingeniero de papel debe ser a la vez práctica e imaginativa. Debe determinar cómo deben accionarse las piezas en las páginas sin que ésta se rompa, qué zonas necesitan pegamento, qué longitud debe asomar una pestaña para tirar de ella y cuánto puede elevarse una pieza.

Una vez superados estos aspectos conceptuales y creativos se llega al problema de la producción en serie con el inconveniente de que en estos libros, por sus características, el proceso de fabricación no puede mecanizarse. Es por ello que sean países con mano de obra barata, como Colombia, Ecuador o China donde se procede al ensamblado de los libros.

Después de la impresión, las piezas móviles son recortadas y montadas sobre las páginas del libro mediante una cadena de producción que precisa de decenas personas para el trabajo manual de doblar, insertar pestañas en ranuras, pegar y engarzar tiras de cartón.

La delicadeza de estos libros y el mayoritario público infantil al que van destinados son la causa de la escasa vejez de los mismos y del mayor aumento de su valor bibliográfico.

TIPOLOGÍA
Por las características formales de los mecanismos que incluyen para lograr efectos de movimiento, de profundidad o de transformación de imágenes, libros móviles y desplegables se pueden clasificar en las siguientes categorías:

Solapas
el más sencillo de todos los mecanismos lo constituye una pieza plana que al desdoblarse hacia arriba destapa una ilustración oculta hasta el momento a los ojos del lector.

Imágenes combinadas
en estos libros, las páginas están divididas en dos, tres o más secciones, de manera que puede pasarse una página
completa, con todas sus divisiones, y verse una ilustración nueva, o sólo una parte apareciendo un dibujo que es combinación de otros varios.

Imágenes transformables
estas pueden ser de tres tipos, por transformación horizontal, vertical o circular. En los dos primeros casos, dos imágenes están cortadas en lamas e imbricadas entre sí de forma que al tirar de una lengüeta las lamas de una imagen se deslizan sobre la otra a modo de persiana veneciana, disolviéndose la imagen que veíamos y apareciendo una nueva.
Si el dibujo es circular, lo que tenemos son dos discos ilustrados y cortados en sectores circulares, como una tarta, e interseccionados entre sí; deslizando con un asidero uno sobre el otro, se crea un efecto diafragma en el que una imagen se disuelve en otra.

Ruletas
un disco giratorio que al darlo vueltas provoca que la imagen que vemos en una ventana de la página, dé paso a la siguiente.

Libros carrusel
sus pastas se abren 360 grados hasta tocar una contra la otra, construyendo un tiovivo sobre el que ilustraciones y textos se disponen alrededor del eje formado por el canto del libro.

Teatrillos
la apertura del libro revela un escenario sobre el que se sitúan en distintas capas, los decorados y personajes que ilustran un cuento o relato.

Peep-show
también llamados “libros túnel”, en los que el contenido se alarga como un acordeón de manera que al mirar desde un extremo se ven en perspectiva todas las páginas troqueladas que constituyen el libro, formando un escenario multicapa.

Lengüetas
muchos libros disponen de imágenes que se ponen en movimiento al tirar, empujar o deslizar una palanca de papel que puede crear movimientos basados en giros producidos por rótulas de metal o de plástico.

Pop-up
la apertura de una página produce la energía necesaria para que una estructura tridimensional autoeréctil se despliegue, volviendo a su condición plana al cerrarse el libro.

Sobres y cartas
qué mejor manera de ilustrar un libro epistolar que reproducir las propias cartas tal y como se recogen del buzón.

Panoramas
todas las páginas del libro se desdoblan formando una tira con una única y continua ilustración.

BIBLIOGRAFÍA
Pop-up and movable books: a bibliography. Ann R. Montanaro. The Scarecrow Press, Inc. Estados Unidos, 1993.

Pop-Up! Pop-Up!. Albert Tillman. Whalestooth Farm Publications. Estados Unidos, 1997.

The elements of Pop-Up. David A. Carter y James Diaz. Little Simon. Estados Unidos, 1991.

Livres animés. Deux siecles de livres à systemes. Jaques Desse. Francia, 2002.

Movable Books. An illustrated history. Peter Haining. Gran Bretaña, 1979.

Llibres movibles i tridimensionals. Quim Corominas. Fundació Caixa de Girona. España, 1999.

Artículos del periódico El País de fecha 20 de agosto de 1994 y el 21 de diciembre de 1996 firmados por José Antonio Millán y Sol Alameda, respectivamente.

Imagen de previsualización de YouTube

.

Búsquedas Relacionadas:

  • libros mecanismos de papel
  • ingeniera del papel
  • qué es popbook
  • como hacer pop up en papel paso a paso
  • como hacer un portafolio dinamico con la tecnica de popo up o ingieneria del papel
  • ingenieria de papel
  • ingenieria de papel salonesarte
  • tecnica esculturas pop up