El verdadero “grito” de Edvard Munch

Pablo 1 Septiembre, 2014 0


20121024thescream-promo1

Fue un extraordinario pintor nacido en Noruega en 1873. Su vida estuvo cargada de grandes sucesos dramáticos que se reflejaron en muchas de sus obras. Vivió como creció, desesperado y triste. A los 26 años, Edvard Munch ya había perdido a su madre, a su padre y a una hermana, de tal manera que la sombra de la muerte lo acompañó hasta su muerte a los 70 años. Fue un gran representante del expresionismo, movimiento que lo marcó hasta en su vida personal. A la edad de 35 años terminó con una relación sentimental muy tortuosa, pena que ahogó en el alcohol y que terminó por recluirlo en un hospital psiquiátrico, destino similar al que tuvo Laura, una de sus hermanas más queridas.

La angustia y la desesperación estuvieron siempre presentes en los días de Munch, su pesimismo y pesadumbre fueron característicos en sus cuadros, obras que en varias ocasiones intentó destruir y que dejaba al aire libre para envejecerlas y maltratarlas. Tal es el caso de una de sus obras más famosas: El grito.

Como paradoja de su vida, la versión dos del cuadro ha sido el más caro y reproducido de la historia, se vendió en una subasta por 119,9 millones de dólares.

Edvard Munch fue un hombre solitario, temeroso y desconfiando. No creía en la felicidad y padeció uno de los peores males que un ser humano puede padecer, la soledad. Murió angustiado, atormentado y solo.