Luis Bagaría, un ilustrador politicamente incorrecto en la Fundación MAPFRE

edjaval 25 noviembre, 2009 0

El Centro Cultural Isabel de Farnesio de Aranjuez alberga una muestra de la colección Fundación MAPFRE, titulada ‘Bagaría en El Sol – Política y Humor en la Crisis de la Restauración’.

Hasta el 3 de enero de 2010 el visitante puede contemplar una selección de ilustraciones que el dibujante Luis Bagaría realizó para el diario El Sol, retratando con ironía a los personajes más destacados de la época de la Restauración en España.

El horario de la exposición es de lunes a sábado, de 17 a 21 hs. La entrada es libre y gratuita.

El admirable Luis Bagaría

icono_documentos_salonesarte.jpg

Hemos recopilado información sobre Luis Bagaría (1882-1940), uno de los tantos ilustradores españoles que satirizaron la política y la actualidad de la primera mitad del siglo XX.

Bagaría representó en el humor gráfico español un renovador del estilo caricaturesco. Sin haberse sumergido en los estilos orientales, supo rescatar el sentido armónico y decorativo de aquel.

Podría ser catalogado como simplizisista, por cuanto su estilo difiere del conocido en España antes de su época, pero todo eso son estudios que conducen a poco. Bagaría creó un nuevo estilo de caricaturizar basado en su propia intuición en muchos casos.



Azorín se refiere a él como “creador de monstruos” y le compara con El Bosco.

Dulce, bonachón, bohemio y republicano, admiró la figura de Pi y Margall y perteneció al Partido Socialista, después al el_sol_19250113.jpgRadical Socialista para pasar definitivamente, con su amigo Manuel Azaña, a formar parte de Izquierda Republicana, cuyo manifiesto fundacional firmó.

De la revista “España” pasó a ser el ilustrador fijo de “El Sol”, ocupando durante años su primera página y retratando, siempre con ingenio y humor, a toda la fauna española del momento. Cuando este diario, por tantas razones inolvidable, dio un giro monárquico Bagaría comenzó a publicar en “Crisol” y más tarde “Luz”, acompañando a los escritores republicanos.

Durante todos estos largos años, sus caricaturas, servidas todas las mañanas, como si de un desayuno irónico se tratase, se convirtieron en el mejor tonificante para una inmensa mayoría de españoles, cumpliendo una decisiva función de educación socio-política. Porque si comparamos los dibujos de Bagaría con tanta retórica hueca, con tanto artículo anodino, tenemos que quedarnos con sus famosos protagonistas que constituyen hoy un verdadero museo nacional que nos ayuda a la clarificadora comprensión de una época y unos hombres.