Sincronismo: mezcla de música y color

blogerredas 26 Enero, 2011 0

Arte


Al hablar de innovación dentro del mundo del arte, podemos decir que una de las cosas que más impacto puede llegar a causar es el hecho de saber combinar diferentes variantes y elementos, para de esa manera lograr un efecto diferente en el espectador de la obra, y de esa manera generar una imagen difícil de reproducir nuevamente. Así es como el sincronismo se ha abierto un paso realmente importante dentro de las principales tendencias artísticas.

La pintura sincronista fue un movimiento artístico fundado en 1912 por los artistas estadounidenses Stanton MacDonald-Wright y Morgan Russell, que realmente movilizó las teorías artísticas del momento, al relacionar dos mundos tan distintos como el sonido y el color.

El sincronismo se basa en la idea de que el color y el sonido son fenómenos similares, y que los colores en un cuadro pueden organizarse de la misma manera armoniosa que un compositor organiza las notas en una sinfonía. Los artistas creían que pintando en escalas cromáticas, su obra evocaría sensaciones musicales. Se debe a que las «sincronías» abstractas se basan en escalas de color, usando formas cromáticas rítmicas con tonos más fuertes y más suaves.

Estas sincronías son algunas de las primeras obras no figurativas del arte estadounidense, y se convirtieron en el primer movimiento de vanguardia estadounidense que obtuvo la atención internacional.

Otros pintores estadounidenses que experimentaron con el sincronismo fueron Thomas Hart Benton, Andrew Dasburg, y Patrick Henry Bruce.

En síntesis, se puede inferir que la pintura y la música pueden tener mucho en común, y que ese punto de concordancia se ve plasmado en este original movimiento, que busca conjugar estas artes de manera armónica y sutil, pero contundente.

Búsquedas Relacionadas:

  • arte de sincronismo
  • sincronismo de arte