La migración juvenil preocupa a la comunidad americana.

Pablo 30 Noviembre, 2014 0


images (21)

Estados Unidos y el gobierno de Obama se ven enfrentados a uno de sus mayores problemas, la migración. Dentro de las trágicas historias que han salido a la luz, la de los jóvenes emigrantes rebasa lo inhumano.

Alrededor de 70.000 menores fueron detenidos en el año fiscal 2013-2014 tratando de cruzar la frontera norte de México. La mayoría han sido deportados o esperan ser calificados como refugiados por el gobierno estadounidense.

Esta situación es la que ha inspirado el desarrollo de la cuarta edición de la Conferencia de Juventud de las Américas bajo el lema “Educación y migración: un diálogo con los jóvenes de las Américas”, que se celebrará el próximo 2 de diciembre en la sede de la Organización de los Estados Americanos (OEA), en Washington.

“Cientos de millones de jóvenes viven en las Américas y, sin importar su nacionalidad, etnia o estatus, son agentes de cambio que no pueden ser ignorados. Debemos fortalecer nuestro compromiso de aumentar su acceso a oportunidades positivas en todas las esferas de la vida, si esperamos garantizar su futuro”. De esta manera el embajador Albert Ramdin, Secretario General Adjunto de la OEA ha presentado el desarrollo de la Conferencia.

Durante las conferencias se intercambiarán ideas entre asociaciones y grupos juveniles. Al mismo tiempo, el objetivo es hacer llegar a las altas esferas de le OEA, algunas propuestas para mejorar la situación vigente.

Esta emigración ha crecido de forma cada vez más veloz en los últimos años, creando así una corriente que ha caracterizado el paisaje contemporáneo social y económico, en especial entre los más jóvenes. Este segmento de la población tienen una fuerte carga económica y tienden a afectar la situación familiar.