Inauguran Galería de Arte en un Búnker de Mussolini

edjaval 26 Marzo, 2009 0

bunker.jpg

El búnker antiaéreo que el dictador fascista Benito Mussolini se hizo construir en el barrio del EUR, en Roma, se utiliza a partir de hoy como galería en la que se exponen obras de autores contemporáneos.

En los 475 metros cuadrados que ocupa el refugio subterráneo se exhiben los cuadros e instalaciones de los creadores italianos Alfredo Rapetti, Fabiana Roscioli y Riccardo dalla Chiesa, en el marco de la exposición “Confrontaciones” organizada por el Ayuntamiento de Roma y la galería de arte Ca D’Oro.


El Duce hizo construir bajo su residencia privada, en Villa Torlonia, y bajo su despacho en el Palacio Venecia, dos de los grandes recintos subterráneos de Roma, además del búnker del barrio del EUR.
Se trata de un espacio opresivo, que contrasta con el disfrute de los placeres artísticos, con salas largas y estrechas divididas por pilares de cemento armado, y separadas del exterior por un muro de 20 centímetros y un vacío intersticial de 1,25 metros, entre el edificio externo y el búnker.

Situado bajo el “Palazzo degli Uffici” del barrio romano del EUR, levantado por el Duce como sede de la Exposición Universal de Roma de 1942 (que no se celebró a causa de la guerra), la construcción del búnker fue solicitada por el propio Mussolini para proteger a los empleados y altos cargos que trabajaban en este edificio.

Los tres artistas participantes en la exposición han buscado integrar sus obras en un espacio tan peculiar como este.

Fabiana Roscioli, por medio de las instalaciones de luz que tiñen de tonos rojos y verdes las paredes encaladas del refugio, así como a través de pinturas en las que predomina el color rojo, encuadradas por los carteles originales en los que se advertía a los ocupantes del búnker que mantuvieran la calma y el silencio durante los ataques aéreos.

Rapetti propone una colección bajo el nombre de “Cartas desde el frente”, que integra motivos judíos como estrellas de David, mientras que Dalla Chiesa se centra en figuras femeninas que se reparten de manera innovadora por todo el espacio del búnker, como entre las vigas descubiertas o frente a las puertas antigás. (Información: EFE)